Mi­tica Balena en idioma Pikachu (Pikachizer)

Inicio

Mi­tica Balena Mitica Balena: The Japanese Footbridge

sábado, marzo 04, 2006

The Japanese Footbridge

Estamos en una época confusa; los bloggers 2.0 se pelean con los trolls, alguien gana el Supertazón, y el primer hombre llega a la Luna. Bien dicho (soliloquio).

Pues bien, creo que la sentencia habla de nuestra época (muy sombría y sobria por cierto).

Leonardo de Vinci.

Provocador, frívolo, mordaz, brillante, a veces irritante y siempre audaz e inteligente, fue el auténtico gurú, el Papa -como él mismo ironizaba- de una corriente que explotó hasta sus últimas consecuencias y de la que funcionó como símbolo y mascarón de proa, abarcando todas sus posibilidades expresivas y utilizando todos los medios y técnicas a su alcance. De sus factorías, como llamaba sin pudor a sus talleres, subrayando explícitamente la génesis industrial y el fin comercial de sus obras, salieron durante más de treinta años las imágenes y los objetos más conocidos: sus botes de sopas, sus íconos, sus revólveres, sus Maos, etc.
Cultivó su propia imagen con la misma mercadotécnica publicitaria que su obra. Fue a su modo un dadá, salvo que sin el espíritu crítico y subversivo de éste. Disfrutaba provocando con actos y declaraciones que demuestran su secreta admiración por Dalí. Comprar -dijo una vez- es mucho más americano que pensar, y yo soy el colmo de lo americano. Lo más hermoso de Florencia -dijo en otra ocasión- es el restaurante McDonald's. En su visita a Madrid en 1983 recorrió el museo del Prado en diez minutos, sin mirar un solo cuadro, y sólo se interesó por la obra de un copista. Su filosofía explícita era que el arte comercial es mucho mejor que el arte por el arte. Se esforzó siempre por hacer realidad el principio de que el arte no es más que lo que los espectadores consumen. Imágenes de consumo en serie en las que la firma del autor es ya una marca registrada. Aunque no se puede considerar que innovara nada en el arte y la estética en sentido estricto, su obra no ha dejado de tener repercusiones e importancia.

La fuerza de cada creador es provocada.

La monotonía no es mas que una serie de.

El arte por el arte, cual hálito medieval.

La etapa oral se establece desde el nacimiento hasta alrededor de los 18 meses. El foco del placer es, por supuesto, la boca. Las actividades favoritas del infante son chupar y morder.

La etapa anal se encuentra entre los 18 meses hasta los tres o cuatro años de edad. El foco del placer es el ano. El goce surge de retener y expulsar.

La etapa fálica va desde los tres o cuatro años hasta los cinco, seis o siete. El foco del placer se centra en los genitales. La masturbación a estas edades es bastante común.

La fase de latencia dura desde los cinco, seis o siete años de edad hasta la pubertad, más o menos a los 12 años. Durante este período, Freud supuso que la pulsión sexual se suprimía al servicio del aprendizaje. Debo señalar aquí que, aunque la mayoría de los niños de estas edades están bastante ocupados con sus tareas escolares y por tanto “sexualmente calmados”, cerca de un cuarto de ellos están muy metidos en la masturbación y en jugar “a los médicos”. En los tiempos represivos de la sociedad de Freud, los niños eran más tranquilos en este período del desarrollo, desde luego, que los actuales.

La etapa genital empieza en la pubertad y representa el resurgimiento de la pulsión sexual en la adolescencia, dirigida más específicamente hacia las relaciones sexuales. Freud establecía que tanto la masturbación, el sexo oral, la homosexualidad como muchas otras manifestaciones comportamentales eran inmaduras; cuestiones que actualmente no lo son para nosotros.
Estas etapas constituyen una verdadera teoría de períodos que la mayoría de los freudianos siguen al pie de la letra, tanto en su contenido como en las edades que comprenden.




Creo que lo de “las fases del desarrollo” de Freud está muy
mal explicado, pero solo lo copié y lo pegué; de hecho, creo que lo escribió un
imbécil (perdón por decir eso, pero así es la
vida
).

redactado por Emmanuel "at" 6:06 p. m.

4 Comments:

Blogger Lulet said...

Wowwwwwwwww...
Qué belleza....


Besos y



Salud!

viernes, marzo 03, 2006 8:45:00 a. m.  
Blogger flis said...

Hay tantos que se quedan en la fase fálica y la confunden ora con la oral, ora con la anal, que la de lactancia aparece sin perctarse sólo por no quedarse colgada en este festín de etapas varias con montaditos y todo.
Me ponga un buen tinto, yo tengo intención de disfrutar de todas y cada una de ellas, repetidas veces.
Y que, da tanto placer confundir rasgos de algunas fases y acabar, por ejemplo, reteniendo y expulsando algo que previamente te has metido en la boca y has estado mamando que bueno, los genitales gozan solitos, cuanto menos, al recordarlo.

Genial post.
Besos.

viernes, marzo 03, 2006 7:11:00 p. m.  
Blogger LeN!N said...

Juajua, Freud dijo muchas cosas coherentes... pero tambien dijo muchas boludeses... jajaja
esta es una de las mas coherentes que he leido. Perdon.

sábado, marzo 04, 2006 7:25:00 a. m.  
Blogger Dinorider d'Andoandor said...

muchas de las ideas freudianas ya fueron, preo creo q no por eso dejan de ser interesantes.

domingo, marzo 05, 2006 10:17:00 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home